blog personal mis escritos

Lo que aprendí

Hoy cumplo 41 años, y estas son las 41 cosas más importantes que aprendí en este tiempo…

1. Aprendí a encontrar felicidad en momentos pequeños, instantes únicos que se quedan por siempre en la memoria.
2. Aprendí que nada es lo que parece, que todas las personas tenemos unas máscaras que nos ponemos para mostrarnos a los demás en la vida, y que muchas, demasiadas veces, nos confundimos pensando que la persona es como la estamos viendo, y luego la conocemos de verdad…
3. Aprendí que a algunas personas, los sufrimientos y embates de la vida, nos hacen más empáticos y tolerantes si los curamos a tiempo. Si dejamos las heridas abiertas, sangraremos por los demás en cada roce.
4. Aprendí a no discutir, a dejar que cada uno piense lo que quiera y no desgastarme en discusiones inútiles que solo desgastan el alma.
5. Aprendí que muchas personas se fanatizan por ideologías y cosas así, y piden una tolerancia que no son capaces de dar. Aprendí que las personas fanáticas, dueñas de la verdad y que te odian por solo pensar distinto, utilizan su bandera solo para tapar sus propias carencias, y me dan pena.
6. Aprendí que cualquier decisión que hayamos tomado en el pasado es válida, incluso aunque hoy lo veamos como un error, porque fue la decisión que consideramos correcta en ese momento y con los recursos que teníamos en ese instante.
7. Aprendí a raíz del punto seis, que el perdón es la llave, perdonarse a uno mismo por haberse fallado, es importante para seguir, para crecer.
8. Aprendí que perdonar a quienes nos hacen daño es la única manera de sanar, que guardar rencores es inútil y hace que nuestra alma se pudra y se llene de humedad.
9. Aprendí que la vida es difícil, pero no solo para mí, también lo es para los demás. Y aun así es bella.
10. Aprendí que la infancia es el momento más importante de la historia, es cuando se crea el esqueleto de tu vida futura, y que las heridas que arrastres de la infancia, serán las que te sangrarán cuando seas adulto.
11. Aprendí que todo pasa, incluso lo que más duele, y también los momentos únicos.
12. Aprendí que todos pasan, la gente cambia, o crece, se olvida, te cambia, se va…
13. Aprendí que si algunas puertas se cierran, siempre se abrirán otras, que no importa si toda tu vida te hayas dedicado a la danza y un día ya no quieras hacerlo. Habrá otro camino, otra puerta, el mundo no se acaba, habrá un nuevo arte que te haga vibrar.
14. Aprendí que no debes quedarte donde no eres feliz, donde no quieres estar.
15. Aprendí que el amor se demuestra con hechos, que las palabras pueden ser muy bonitas, pero que si no están acompañadas de hechos, son solo eso, palabras. Y a las palabras, se la lleva el viento, el olvido, las lágrimas y la soledad.
16. Aprendí que cada uno vive en una burbuja en la que experimenta la vida de una manera distinta a los de los demás, y cómo dice una de mis músicas favoritas “cada uno en su universo siente su dolor como algo inmenso”.
17. Aprendí que hay gente muy buena en el mundo.
18. Aprendí que hay gente muy mala en el mundo.
19. Aprendí que no podemos forzar los sentimientos, o te quieren o no te quieren. Aprendí que la gente sincera, que te quiere y te valora, se queda en tu vida, te acepta y te elige sin que tú hagas nada, sin que cambies o ruegues cariño.
20. Aprendí que buscamos en los demás lo que nos hace falta dentro, y por eso mismo sufrimos, porque no podemos buscar en los demás lo que no tenemos dentro.
21. Aprendí que hay personas que vienen a tu vida y se van, y no dejan huella ni marca. Y hay otras personas que vienen y aunque se vayan, se quedan para siempre en tu corazón y tus recuerdos.
22. Aprendí que hay que ser agradecidos con la vida, porque todo es un milagro.
23. Aprendí a leer señales de Dios, a sentir su presencia.
24. Aprendí que hay distintos caminos para llegar al mismo sitio, y que no todos tenemos ni debemos transitar el mismo sendero, cada quién debe aprender, experimentar y encontrar el propio.
25. Aprendí que se puede amar sin necesidad de ser retribuido, porque el amor de por sí es un sentimiento grande, que nos hace mejores personas. No necesitamos ser retribuidos ni el permiso de nadie para amar a alguien.
26. Aprendí que rezar por alguien, es la mejor manera de amar.
27. Aprendí que el amor no se mide con una regla, que no podemos dar cien a quien nos da cien y guardarnos para dar menos a quien nos da menos. Eso no es amor, eso es egoísmo. O amas o no amas, y das lo que eres y tienes para dar, y te aceptan así o no te aceptan. El amor no tiene unidad de medidas y no cobra facturas.
28. Aprendí que cuanto más ostentas, más te falta.
29. Aprendí que la distancia no se mide en kilómetros, que alguien que está lejos físicamente, puede estar mucho más cerca que alguien que está a tu lado.
30. Aprendí que los sueños se cumplen si luchas por ellos, y a veces se cumplen sin que hagas nada, y a veces no se cumplen aunque hagas todo, pero que el mundo no se acaba, solo hay que soñar de nuevo.
31. Pero también aprendí que los sueños rotos duelen mucho, que las astillas se quedan en el corazón y en la mente, y hay que sacarlas con cuidado, una a una, hasta que no quede ninguna. Entonces, la herida sana, y estamos listo para soñar de nuevo. Si no lo hacemos, no avanzamos, no crecemos.
32. Aprendí que los sueños son el motor de la vida, y que los adultos también podemos soñar.
33. Aprendí que el tiempo pasa demasiado rápido.
34. Aprendí que el pasado no nos define, y el futuro es incierto, que el presente es todo lo que tenemos. Pero en base al pasado, podemos tomar mejores decisiones para el futuro, y hacer planes para el presente.
35. Aprendí que lo único que nos limita es nuestro miedo. Cada quién tiene el suyo, es como la sombra, te sigue a todas partes. Algunos son capaces de dejarla de lado, otros, todavía no podemos. Si le hacemos caso, se hace grande, y a veces, nos puede tragar por completo.
36. Aprendí que hay gente buena a la que le va mal, y gente mala a la que le va bien, y gente buena a la que le va bien, y gente mala a la que le va mal. Que no entiendo muchas cosas del mundo, pero que no necesito entenderlo todo.
37. Aprendí que hay muchas preguntas para las que nunca tendré respuestas, y estoy intentando aceptar eso…
38. Aprendí que una simple charla durante toda una madrugada, una de esas charlas donde se desnuda el alma, puede unir dos almas para siempre.
39. Aprendí que la amistad como yo la concebía no existe y que es uno de esos sueños rotos que me tocará curar y seguir. Todavía estoy acostumbrándome a esto…
40. Aprendí que en las malas se conoce a los buenos.
41. Aprendí que me queda mucho por aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *