Mostrando 2 Resultado(s)

Sueños de Cristal

Se dice que todos tenemos un ángel de la guarda, uno que se nos es asignado desde antes de nuestro nacimiento y que debe velar por el bienestar de nuestra alma y cuerpo durante nuestra estadía en la Tierra. Elisa tiene uno, al igual que todos los demás, solo que ella cuenta con una peculiaridad: desde muy pequeña puede verlo y hablar con él. A pesar de que no siempre es sencillo vivir con alguien que te sigue a todos lados y te recuerda lo que no debes hacer, ellos han logrado de cierta forma armonizar y crear una especie de amistad. Sin embargo, de un momento a otro las cosas cambian. El mundo se enfrenta aun destino fatal y Caliel se encuentra frente a la difícil decisión de elegir entre cumplir las órdenes que le han sido dadas o salvar a su protegida y amada amiga. Y en medio de la tribulación y la oscuridad de los últimos días de la Tierra, cuando parece que, finalmente, todo está acabado, aquello que se creía extinto vuelve y enciende una llama de esperanza para la humanidad.

El amor después del dolor

No hay dolor más grande, ni tristeza más profunda, que aquella ocasionada por la pérdida de un hijo; Miriana lo vivió en carne propia. Cuando él se fue, gran parte de ella se perdió también. Su alegría de vivir, sus ilusiones y sus sueños. Ya nada tenía el mismo sentido ni la misma importancia. La depresión abatió su mundo, su matrimonio, su carrera, su familia y su futuro, dejándole deambular en la nada de la soledad que la acechaba por las noches y los rutinarios días grises en los cuales tratar de sobrevivir. Entonces la vida de Miriana toma otro rumbo, un encuentro con Nicolás refresca la memoria de su corazón, aviva la llama del amor y revive de esperanzas aquello que parecía acabado. Así, en medio de un camino cargado de aprendizajes, lleno de momentos buenos y de otros más difíciles, Miriana es testigo de misteriosos sueños llenos de revelaciones y sorpresas a raíz de los cuales volverá a pintar de colores su mundo, encontrará el aliento para seguir respirando, y dará cabida en su vida al amor que trae el perdón y que es capaz de sanar el dolor.