novelas juveniles

La verdad es que no me esperaba esta sorpresa. Este no ha sido un año de demasiada inspiración, sin embargo, y contra todo pronóstico, una historia como «Ni el cielo ni el infierno», que como ustedes sabrán (si es que la leyeron) tiene tinte cristiano, ha sido merecedora de unLeer